2/05/2017

HASTA SIEMPRE, BLACK SABBATH. GRACIAS POR TODO






Ayer fue dia histórico en Birmingham. La ciudad vio despedirse de la música a su banda, Black Sabbath. Envidio a los cabrones que lo habéis presenciado, y deseo que me lo contéis ya. Respecto a la despedida de la banda madre del heavy metal, espero que Tony Iommi se coma sus palabras, y vuelvan. Pero si no es así, pues no queda más que agradecerle haber estado ahí todos estos años, al pie del cañón, dándonos alegrías. Y los promotores españoles, espero que hayan peleado y fracasado en negociaciones para traerles por aquí. Si no lo han hecho, me parece una vergüenza.

2/03/2017

ROBERT "STRINGS" DAHLQVIST R.I.P.

Uno ya odia abrir el ordenador, porque raro es el día que no fallece uno de nuestros héroes. Esta vez, la tragedia ha sido con mis adorados Hellacopters, y quien fuera su guitarrista desde el año 99 hasta el 2007, Robert "Strings" Dahlqvist, responsable de llevar el sonido de la banda a otro nivel, sonando más melódicos y más hard rock 70's, algo que no gustó a algunos de sus fans, pero que a mí me encantó, y creo que con este hombre grabaron discazos como "High Visibillity", "By The Grace Of God", "Rock&Roll Is Dead" y "Head Off", que en un mundo justo, les hubieran abierto las puertas para tocar en estadios. También se puede escuchar su magnífica guitarra en su proyecto de 2004 Thunder Express, así como con los Diamond Dogs o con The Solution, el proyecto de soul de Scott Morgan y Nick Royale, entre otras muchas colaboraciones. Se ha ido un grande del rock escandinavo, y además con 40 años. Demasiado joven. Una verdadera putada.

1/29/2017

SEMANA NEGRA PARA EL ROCK&ROLL






Cuando aún estaba caliente la muerte del ex Mott The Hoople Pete Overend Watts, acabamos la semana con otras dos trágicas pérdidas, la del formidable batería de Allman Brothers, Butch Trucks, y la de Geoff Nicholls, ex teclista de Quartz y colaborador y miembro de Black Sabbath desde los tiempos de "Heaven & Hell" hasta el 2004, año en el que fue sustituido por Adam Wakeman. Nicholls ya llevaba tiempo luchando contra el cáncer, y en el caso de Trucks, se suicidó de un disparo en la cabeza. Dos pérdidas enormes para la música.


1/23/2017

PETE OVEREND WATTS R.I.P.



Un cáncer de garganta se ha llevado al que fuera bajista de Mott The Hoople, Pete Overend Watts, a la edad de 69 años. Una triste pérdida que se une a la larga y fatídica lista que estamos arrastrando de unos años para acá, de grandes del rock clásico, caídos.


12/26/2016

CAMBIOS QUE SENTABAN COMO UNA HOSTIA A UN YOUTUBER

DE WHITESNAKE A BARBIESNAKE






Corría abril del 87, cuando los heavies patrios por fin vimos el nuevo videoclip de la Serpiente Blanca, que nos demostraría lo que nos deparaba en la banda de Coverdale, desde ese momento, hasta que el grunge se cargó la laca.

Todos estábamos expectantes, y más cuando sabíamos que John Sykes había grabado las guitarras en dicho album, y, aunque desde los tiempos de "Saints & Sinners", y, sobre todo, "Slide It In", Coverdale andaba detrás de endurecer ese hard rock blues tan característico de la Serpiente Blanca (para ello había reclutado a Mell Galley y posteriormente a Sykes), y que cada vez se esforzaba en cantar en un tono más agudo, muchos fans entre los que me incluyo, no dimos crédito a lo que vimos en el clip de "Still Of The Night".

Ni Ansley Dumbar a la batería, ni Sykes, ni Neil Murray al bajo, ni Don Airey a las teclas, que en realidad eran los tipos que grabaron el disco. Nada. Una colección de figurines vestidos con lo último de moda en Sunset Boulevard, y Coverdale transformado en Kim Novak. Vale, luego uno se daba cuenta de que los figurines eran primeros espadas del hard&heavy de la época, como Adrian Vandenberg, Vivian Campbell, Rudy Sarzo y tommy Albrigde (bueno, este último, de figurín poco, pero daba el pego, con el melenón rizado y tal). No sólo se había metalizado el sonido, sino que se habían convertido en una banda de hair metal, con todo lo que eso conlleva. Que sí, que todos estos tíos eran y son muy buenos músicos. ¡Pero coño, yo quería escuchar a los Whitesnake blueseros, no a este tío imitando a los putos Dokken! Para colmo, el destrozo que hicieron con "Here I Go Again", rompiendo la magia y el feeling de la versión original, e idem de idem con "Crying In The Rain", por no hablar de esa balada para yuppies y fans de Rock Fm que es "Is This Love".

Con el paso del tiempo, y ya repuesto del susto, pues bueno. "1987", lo considero un buen disco, pero ni lo considero Whitesnake, ni desde luego, es para mí. Y lo que más me jode, es la amnesia colectiva que hay en gran parte del público rockero, para el que los Whitesnake parece que sólo existen a partir de esto. En los USA, lo entiendo, ¿pero en España? Pues sí, triste pero cierto.

                                  ¿Sobre cuántas guías de teléfonos subirían a Rudy Sarzo?

Lo que ya sí que fue la culminación de la cacota infecta, fue su siguiente obraza de metal pelucón. "Slip Of The Tongue", fue un intento de repetir la jugada, que hubiera salido bien, de no ser por el fichaje que metieron de guitarrista, y la producción apagadísima que tiene. Steve Vai mola mucho con Zappa o con Roth, pero con el estilo de Whitesnake no pegaba ni con cola. Y encima, aquí, la pieza clásica a destrozar es "Fool For Your Loving", que se convierte en una reputísima mierda sin feeling, ni nada que se le parezca. Eso sí, todos los clips con la señora de Coverdale, y los modelos de ropajes de Sunset Boulevard (algo más comedidos que en el 87, año en el que se debieron cargar media capa de ozono con la laca), muy monos todos. Yo tuve el dudoso placer de ver esta gira, y no recuerdo absolutamente nada memorable, ya ven ustedes. Bueno, sí. Las jamelgas presentes, en las que me fijaba cuando la banda aburría con versiones desastrosas de "Is This Love", o así.

Afortunadamente, el grunge y el rock alternativo, y todo eso que imperó en los 90, y que hace llorar a muchos heavies, puso las cosas en su sitio, y a pesar de que Coverdale sacó alguna cosa que otra bajo el nombre de su Serpiente, tuvo su justo castigo, con la indiferencia total del público, que ya estaba harto de Bon jovis y megatocones. Esto le debió servir de lección, y si se fijan, discos como "Restles Heart", o el disco en solitario que sacó en su época Ana Rosa Quintana (cuando se cortó el pelo y se lo tiñó de negro, o se lo destiñó más bien) de "Into The Light", tienen cosas bastante majas, así como sus dos discos con canciones propias, "Good To Be Bad" y "Forevermore". Pero el susto que nos pegó a finales de los 80, fue imperdonable.

12/06/2016

OTROS DISCOS DE VERSIONES

En vista de la reciente publicación de la última obra stoniana, el maravilloso "Blue And Lonesome", me he propuesto hacer este articulillo, para comentar algunos de mis discos de versiones favoritos de otras celebérrimas bandas o artistas. Espero que lo disfruten. Empezamos.

VAN HALEN
"DIVER DOWN"



Considerado como un disco menor por muchos de sus fans, y hasta por la propia banda, obviamente, no se puede comparar con los cuatro discazos que le preceden, y se grabó bajo presión de la discográfica, pero, miren ustedes. A mí "Diver Down", me parece un disco más que disfrutable, e ideal para el advenedizo que quiera adentrarse en los Van Halen clásicos. No en vano, los de Pasadena, antes de grabar su primera obra, ya tenían una reputación en su zona, como una gran banda de versiones. Y las que escogieron para este álbum, aparte de que encajan de maravilla con las cuatro canciones originales del mismo,  "Hang'em High", "Secrets", "Little Guitars" y "The Bull Bug", y las instrumentales "Cathedral", y la intro de "Little Guitars", temas todos ellos, bastante molones, por cierto. Porque el clásico de los Kinks (banda de la que ya habían versioneado su "You Really Got Me" en su disco de debut, con notable exito) "Where Have All The Good Times Gone!" suena como si la hubieran estado tocando toda la vida, el "Pretty Woman" del gran Roy Orbison, cuadra muy mucho con el sonido y el espíritu de la banda de Pasadena, el clásico soul de "Dancin' In The Streets" de Marvin Gaye y Ivy hunter, es la ración funk habitual en sus discos, el standard de 1924, "Big Bad Bill" de Milton Ager suena cachondo y festivo a más no poder, como el "Happy Trails" de Dale Evans.

En definitiva, un disco disfrutable y recuperable. Mil veces mejor que esos discos de AOR para marujas y abogados que hicieron con Sammy Hagar.










STRAY CATS
"ORIGINAL COOL



Corría el año 93, en plena eclosión alternativo-grunge, cuando Stray Cats publicaban esta obra, rindiendo culto a sus héroes. Mal año para el rockabilly, lo que significó que el disco pasase desapercibido, y provocase la separación del grupo. Eso sí, para los espabilados que en su día nos lo compramos, esos "Something Else" y "Twenty Flight Rock" de Cochran, esos "Oh Boy" y "Lonesome Tears" de Buddy Holy, ese "I Fought The Law" de Bobby Fuller, ese "Your True Love" de Carl Perkins, "Be Bop -A- Lula" de Gene Vincent, y tantos y tantos clásicos aquí revisitados, además de ser temones inmortales, estan interpretados con un respeto a los originales, un  feeling y un gusto, que hacen que merezca la pena su escucha.






JOAN JETT & THE BLACKHEARTS
"THE HIT LIST"




Nuestra rockera favorita, sacaría su disco de covers en el 90. con una elección de temazos para ser versioneados, que tiraba de espaldas, y demostraba un exquisito gusto, por parte de Joan. Aquí, entre otros, uno podía deleitarse con versiones de AC/DC como "Dirty Deeds Done Dirty Cheap", de Roy Orbison, como "Love Hurts", de los Sex Pistols, en la forma de "Pretty Vacant", del "Celluloid Heroes" de los Kinks, del "Tush" de los ZZ Top", o del "Love Two Times" de los Doors, que demostraban cuál es el ADN que compone la música de los Blackhearts y de Joan Jett.








12/04/2016

AMOR POR EL BLUES

ROLLING STONES
 "BLUE AND LONESOME"



Eso es lo que transmite cada nota de la nueva obra discográfica de Sus Satánicas Majestades. Su nuevo disco en 11 años, desde que publicasen aquel magnífico "A Bigger Bang", es todo un acto de reconciliación con el estilo que influenció a Jagger y Richards en sus respectivas adolescencias, para juntar fuerzas y crear esta banda. Todo en este trabajo, destila clase, elegancia, y al mismo tiempo, sudor, humo, y olor a whisky de garito del Chicago de los años 40 ó 50. Con una producción cruda y sucia que le da ese toque añejo a los magníficos homenajes que pueblan el disco, a colosos del blues chicagüense, en forma de versiones que huyen de los previsibles standards, demostrando que estos señores han mamado blues de sobra a lo largo de toda su vida, para descubrir a mucha gente temas ocultos de grandes como Howlin' Wolf, Willie Dixon, Little Walter, Jimmy Reed, Memphis Slim, Magic Sam, Otis Rush, y blues pantanoso de Lightning Slim. Jagger está colosal a la voz y la armónica, el piano de Chuck Leabell suena a gloria en algún tema como "Everybody Knows About My Good Thing", y Ron Wood suena de lujo a la guitarra, aunque eso sí, aquí no esperes escuchar pirotecnia guitarrera. Los Stones (salvo si hubiera vuelto Mick Taylor, quizás), no van de eso, y este disco no se trata de eso. Es el cariño que han puesto a estas canciones, el alma, el sonido y el ambiente, lo que cuenta.


¿Canciones destacables? ¡Todas! Es muy difícil escoger entre "Just You Fool", "Hate To See You Go", o "I Gotta Go", por ejemplo. El disco se escucha de un tirón, y no cansa en absoluto. No sé cuánto durarán ya los Stones, pero en el caso de que éste fuera su canto de ciste, sería un broche de oro, acabar igual que empezaron, con el blues. Le recomiendo, amigo lector, que saque su pack de cerveza favorita, se ponga el disco, y disfrute de cada temón que viene aquí. Y todavía más, si usted es neófito en el blues, tírese de cabeza a escuchar los originales a los que versionean. Si este disco sirve para que mucho público se acerque a la música de los 12 compases,habrá valido más que la pena.

 Por siempre grandes, Sus Satánicas Majestades.