11/06/2007

EITQUETAS ABSURDAS 2




EL ROCK ALTERNATIVO Y EL GRUNGE




Ya han pasado 17 añitos, como si nada, desde que apareciesen estas dos etiquetas de marras, metiendo en esos cajones de sastre, y adyacentes, como la chorrada esa de crossover, todo lo que no tuviera regusto a hard rock clasicote, o heavy metal ochentero, y demás. Es curioso, porque si uno se fija en las bandas que triunfaron en aquella década, y que estaban etiquetadas de esa manera, en el fondo, de alternativas, tenían lo que yo de opusino. Vamos, nada.




Resulta que como la peña ya estaba saturada de bandas de pelos crepados, y grupos metaleros, que repetían con menos gracia, el sonido de los clásicos, aparecen grupos que mezclan géneros, en teoría antagónicos, como el funk y el metal, y hala, ya tenemos, según los tontos de los críticos musicales, y los espabilados de la Rolling Stone, el crossover ese de los cojones, etiqueta, que por cierto ya se empleaba antes, en el hardcore. Pues bien, el mismo rock&roll, desde su nacimiento, es un crossover de esos. Si no es por la mezcla de blues, gospell y country, como que no hubiera nacido este género. El rollo de mezclar rock, con funk, bueno, está más trillado que todas las cosas. Empezando con Hendrix, Sly Stone, Funkadelic, siguiendo con Deep Purple, Trapeze, Thin Lizzy en algunos temas, y Mother's Finest. Vamos, que Faith No More y Red Hot Chilli Peppers, solo añadieron el rap, a lo que llevaban haciendo otros, desde finales de los 60, y Living Colour, actualizaron lo que ya hacían los Mother's Finest, banda mayoritariamente compuesta por músicos de color, la cual aprovecho para recomendar desde estas líneas, a ustedes vosotros.




Por supuesto, si eras un chaval de los 90, como Kurt Cobain manda, debías aborrecer las bandas de décadas anteriores, salvo alguna de las que nombraran los críticos musicales, como Black Sabbath (época Ozzy, of course) o Led Zeppelin, y los Stooges, aunque jamás les hubieras escuchado, y en especial, debías tener fobia a todo lo que oliera a los 80. Más o menos, como cuando los punkies arremetían contra los Zeppelin. Lo más cachondo, es que, como suele suceder en estas cosas, los músicos, son más abiertos que los fans, y había auténticos fans de Queen o kiss, entre miembros de Mother Love Bone, o Stone Temple Pilots. Así que, a todos los alternative kids, les molaban todos estos que mezclaban estilos, pero de los pioneros en el asunto, aparte de no escucharles nunca jamás, tenían que negarles el mérito en público, al menos tres veces al día.




Y claro, el estilo por excelencia de la década, fue el  grunge, que era como llamaban en todas las revistas de tendencias para la chiquillada, y dominicales de periódicos, a una serie de bandas salidas de la misma ciudad que Hendrix, que tenían dos cosas en común. Vestían con lo que pillaban en el desván, debido al frío que hace en la maldita Seattle, y a la crisis económica, y sonaban como algunos grupos de los 70. Se cogía en una coctelera a Black Sabbath, Led Zeppelin y a Neil Young, por ejemplo, se le añadían unas letras de mal rollo y angustia existencial, que siempre atraen a adolescentes que están hasta el rabo de sus padres, follan poco y están hasta el rabo también de la escuela (pero eso sí, letras muy buenas en la mayoría de las veces, y más adultas e inteligentes que las de los grupos de hair metal, aunque para eso no hay que correr mucho), aunque también hay que decir que la escena de Seattle impactó en toda una generación que estaba creciendo en la era post Guerra Fría, en plena crisis económica, con la cultura yuppie que pasaba de ellos ampliamente, y con una falta de oportunidades, todos ellos factores, que hicieron que toda esta generación, la llamada Generación X, se identificase con todas estas bandas, especialmente en Estados Unidos. La influencia punkarra también vestía lo suyo, al igual que la de bandas como los Replacementes, en el caso del grupo más famoso del rollo éste. No vamos a negar la calidad musical de las bandas, que estaba fuera de toda duda. Se parieron discos grandiosos, como el de Temple Of The Dog, los cuatro primeros de Pearl Jam, o todo lo que hicieron  Soundgarden y Alice In Chains.  Pero vamos, que eran bandas de rock, más clásico de lo que los medios querían dar a entender, y lo alternativo, pasó a ser comercial, en un abrir y cerrar de ojos. A todas horas se daba la matraca con el rollo alternativo, la vestimenta de homeless se convirtió en una moda para críos, y vamos, que al final, lo alternativo de verdad, acabó siendo ser fan de Dream Teather, Saxon, Journey, o ya yendo al más dificil todavía, de los Fastway. ¡Eso sí que era alternativo entonces, y ahora! A ver ¿Cúantos fans de Fastway hay en la sala? ¡Levanten el dedo!

Y lo peor de todo esto, es que el llamado por la prensa, grunge y el rock alternativo, trajeron un montón de heavies veteranos llorones con el "buaahhh, el grunge ha matado a mis Europe y mis Maiden", que eran todavía más angustiosos que el tema más depresivo de Alice In Chains.

3 comentarios:

emilio morote esquivel dijo...

Einch, soy condemor: bueno, pues que a mí eso del rock alternativo y el grunge al principio me deslumbró por la "novedad", pero luego te dabas cuenta de que repetían muchos esquemas. Por ejemplo, el "Ten" de Pearl Jam, con todo el mamoneo, no dejaba de ser un disco de rock duro de toda la vida, con influencias de Bad Company y Zeppelin. Y luego Alice in Chains, que eran una banda de metal, al igual que Soundgarden. Los menos metaleros de los grunges eran Mudhoney, que en el fondo eran una banda punk, o Screaming Trees, que se iban a comer todo y sin embargo después de "Sweet Oblivion" apenas tuvieron fuelle para un disco más, "Dust", y luego a tomar por culo, sólo su cantante, el Mark Lanegan, ha seguido haciendo algo medianamante conocido.

Soundgarden también eran una banda de rock duro, digan lo que digan.


En fin, se cargaron el rock duro de los ochenta, pero bueno, algo bueno salió. Por ejemplo, en el rollo del funk metal (vaya etiqueta de jilipollas) salieron Mindfunk, que tenían su gracia, sobre todo en el primer disco, también estaban Living Colour, que hace poco estuvieron por España, y tenían un guitarra muy bueno, Vernom Reid, con sus discos en solitario y todo.+

En la parte más "noise" del alterantivo, estaban peña como Sonic Youth, a quienes vi en directo y por poco salgo con fiebre: este tipo de grupos, en los que cabría meter a Pixies o Dinosayr Jr, estaban más preocupados por el rollo intelectual que por la música, que para mí no valía mucho, o por lo menos no valía más que aquella contra la que arremetían.

En cuanto a Nirvana, bueno, yo tuve debilidad por ellos, y su segundo disco, el millonario "Nevermnind", me parece una pasada. Kurt cobain acabó como todos sabemos, y nadie sabe lo que hubiera pasado si siguiera vivo.

En todo caso, de todo aquello sólo quedan Pearl Jam, que en el fondo son una mezcla de Zeppelin con Neil Young.

Seguiremos informando desde aquí y desde la sapa alberquera.

pistolas dijo...

Muy buen repaso que le has dado a todo el tema del grunge y demás.

coincido al 100%.

Cierto, el guitarrista de Living Colour era, y sigue siendo la leche. Les vi hace años, cuando tocaron en Leganés, creo, en la Universal, y dieron un gran concierto.

Saludos.

emilio morote esquivel dijo...

Pues ahora me acuerdo de otra banda que estaban muy bien, que no eran ni fuk metal ni alterantivo ni grunge, ni stoner (eso se inventó mucho después). MINDFUNk, sólo sacaron tres discos, uno con una multinacional y los otros dos con una independiente: ahí tocaba, en el primer disco, el batera de Celtic Frost, el Red Saint Mark, y también había gente como Jason Everman, que estuvo en Nirvana, en el primer disco y en Soundgarden en la primera épocatambién, y que acabó ¡¡¡en los marines, luchando en la guerra del golfo!!!
Si no tienes nada de Mindfunk, p´´illate el primer disco, que es justo anterior al auge del grunge, del 90 o así, y están muy bien; los otros dos discos también son la leche. Te pongo un enlace a un artículo que escribí hace años sobre ellos. Bueno, pues no funciona, luego te lo pongo, saludos.