6/17/2012

TAPIMAN

Si ustedes creen que el hard rock patrio comenzó con Barón Rojo, Ñu y todos los grupos del sello Chapa, andan pelín equivocados. Ya en nuestro régimen de terror genocida anterior al actual, se rockeaba, a pesar de las dificultades por aquello de ser la reserva espiritual de occidente, que decía el sátrapa gallego. No hace falta que les cuente a ustedes todo eso del rock que se daba por la parte de Andalucía, cuyo exponente más cercano al hard rock eran los sevillanos The Storm, y toda la escena progresiva y jazz de Catalunya. Concretamente en esta última, surge la banda sobre la que voy a escribir. Máquina! era una de las bandas punteras de esta escena, y como les pasaba a muchos grupos por aquel entonces, hubo una desbandada forzosa de miembros debido a tener que cumplir con sus obligaciones militares. Concretamente, fueron llamados a filas el líder de la banda, Enric Herrera, en octubre del 70, y al poco tiempo después, "Luigi" Cabanach. Los dos miembros que quedaron, el guitarrista Josep Mª Paris y el batería Josep Mª Villaseca, más conocido como Tapi, intentaron mantener a la banda en activo, con la ayuda de todo un Demmis Roussos (cuando se dedicaba a esto del rock progresivo con Aphrodite's Child, antes de convertirse en el gordo de las túnicas y las baladas, tan popular entre nuestras madres de por entonces). Pero en el 71, el trío parte peras y se va cada uno por su lado. Máquina! se volvería a reformar, con Herrera,  y miembros de otra banda, llamada Crac, aunque no llegarían a alcanzar la fama del gordo de las túnicas. Pero nuestro protagonista, Tapi, montaría uno de los mejores grupos (y menos conocidos) de hard rock que haya dado la península: Tapiman.

Para ello, Tapi unió sus fuerzas al guitarrista Miguel Angel Nuñez, creando el nombre de la banda, al unir el mote de uno, con las iniciales del otro. Como bajista, reclutaron a Pepe Fernández, antiguo componente de Vértice, una banda de blues rock, con muchas influencias de los Bluesbreakers de John Mayall, conocidos por Tapi, al haber compartido sello y gira con ellos, en sus tiempos de militancia en Máquina!.

Como tantas bandas de fuera, como Black Sabbath, Lucifer's Friends, o Blue Cheer, el sonido de Tapiman, recogía las influencias del blues rock de bandas como Cream, Jimi Hendrix Experience o Mountain, endureciéndolo a base de bien, aunque añadiendo en los temas que aparecen en su primer single, "Hey You" y "Sugar Stone" (porque además, cantaban en inglés los chavales) partes de órgano, panderetas y maracas. Tras la grabación del single, Miguel Angel Nuñez es llamado para el suplicio militar, por lo que Tapi y Pepe Fernández tienen que buscar nuevo guitarrista. Esta plaza, la ocupa Max Sunyer, experimentado músico catalán, cuyo curriculum da para todo un artículo dedicado a él, con muchas influencias del jazz y  el rhythym and blues, además de las que había adquirido en sus últimas bandas anteriores, los Go-Gos, Wagon, o Vértice, en los que había conocido a Pepe Fernández, que no eran otras que las mismas que Tapi y Pepe Fernández. el blues rock de Cream, Hendrix, Canned Heat, Mike Bloomfield, etc.



Con la incorporación de Max, la banda evoluciona a un rollo más virtuoso, sin perder la crudeza y energía originales, como se puede observar en el single que por entonces publican, con los temas "Love Country" y "Walking All Along The Life". Y en  1972, Edigsa publica por fin su disco de título homónimo, totalmente homologable a discos de la misma época de bandas foráneas mencionadas más arriba, con las que comparten sonido e influencias. Este disco era pieza de coleccionista, hasta hace bien poco, concretamente este año se ha reeditado y remasterizado, quizás por ser una banda de culto entre muchos fans del stoner y del heavy metal setentero, gracias a Internet (hay montones de blogs extranjeros en los que se reseña al disco y a la banda), y la verdad es que temazos como "Don't Ask Me Why", "No Control", "Driving Shadow" o "Wrong World", muestran un nivel acojonantemente bueno, teniendo en cuenta que la banda venía de un país en un momento, con unas circunstancias nada favorables para este tipo de música.  Si ustedes no les han prestado atención, ya están tardando.

No hay comentarios: